PRUEBA SIGUIENTE

PRUEBA ANTERIOR

Mitsubishi L200


Mercedes-Benz Clase X

Eclipse Cross

Hemos estado conduciendo durante dos días el Mitsubishi L200 y éstas han sido nuestras conclusiones.


Los Pick-up de tamaño medio se están poniendo muy de moda en el mercado europeo por ofrecer elementos clásicos de todoterreno puro, por poder cargar gran cantidad de peso, y por ofrecer, en los últimos modelos, un refinamiento que antes no se les conocía. El Mitsubishi L200 acaba de sufrir un lavado de cara durante este 2017, y se sitúa como uno de los líderes históricos dentro de su segmento, y como uno de los modelos más vendidos de la marca en nuestro país. Compite con otros modelos como el Nissan Navara, el Toyota Hilux o el Ford Ranger.


























El L200 se caracteriza en ésta última versión por una estética agresiva y robusta, con una longitud de algo más de 5,2 metros. Cuenta, en el mercado español, con dos tipos de carrocería, una con una cabina ampliada y 4 plazas muy justas pero con mayor caja (solo en el acabado más básico M-Pro), y otra con cabina doble y 5 plazas. Nosotros hemos probado esta última. Los niveles de equipamiento están bastante diferenciados según queramos un vehículo de trabajo o un todoterreno versátil y polivalente.


El interior sorprende a primera vista por recordarnos mucho a lo que es un SUV moderno, con un salpicadero elegante. La pantalla táctil de infoentretenimiento  grande, rápida y de buena resolución, se ofrece desde el acabado medio y nos permite gestionar nuestro Smartphone mediante Apple Carplay o Android Auto. También tiene toma de HDMI, una amplia gestión de medios y cámara de visión trasera. La posición de conducción es muy alta y se agradecen los estribos y la agarradera para poder subir hasta el asiento. La regulación de la altura del cinturón y de la columna de dirección (esta última no tiene regulación en profundidad a no ser que escojas la versión más alta), completan un puesto de conducción muy amplio y cómodo. En el cuadro de instrumentos vemos una pantalla monocromática con información, el tipo de tracción y las ayudas electrónicas, la salida involuntaria del carril y el control de velocidad. Las calidades son bajas, con todos los plásticos duros, pero los ajustes son muy buenos. Cosas como éstas dan la sensación de duro y robusto en un coche de este tipo.


Las plazas traseras, 3 en nuestro modelo de doble cabina, son de las más amplias y cómodas del segmento. Completamente útiles para adultos medio-grandes. El respaldo de los asientos va un poco inclinado y contamos con reposabrazos central, lo que mejora enormemente el confort y resulta fácil y cómodo hacer muchos kilómetros. Cuenta detrás con algunas soluciones como perchas, luz de cortesía propia, anclajes ISOFIX, elevalunas eléctricos o cristales de privacidad ahumados. Aunque el respaldo se pliega dejando un pequeño espacio para herramientas, echamos de menos un pequeño espacio en el que poder colocar algo de equipaje.


La caja del maletero es muy grande y podremos cargar más de una tonelada de peso. Sus medidas 1470 / 1520 / 475 (largo / ancho / profundo) permiten llevar todo tipo de cosas, desde lo necesario para el día a día del trabajo, hasta lo indispensable para una escapada aventurera. La caja cuenta, además, con ganchos de sujeción. Como accesorios, Mitsubishi cuenta con un amplio catálogo según tus necesidades, pudiendo optar por cierres, tanto con tapa, como carrozado. La única pega es que no trae de serie ningún tipo de protección, ni siquiera en los acabados altos, y tendrás que pedirlo en opción si no quieres exponerte a rallar la caja. Si todo esto es poco, puedes llegar a tirar hasta 3.100kg con un remolque.


El chasis del Mitsubishi L200 es de largueros con una carrocería reforzada dividida cabina/caja. Cuenta con una configuración única en la que la suspensión trasera está compuesta por ballestas, lo que hace que ésta sea extremadamente dura. Los frenos traseros no ayudan tampoco al confort al ser de tipo tambor, y se quedan muy justos sabiendo que el vehículo pesa casi dos toneladas en vacío. La dirección, blanda pero reactiva mejora la agilidad del coche, que en modo de tracción trasera, con la configuración tan dura de suspensiones y el enorme par del motor, genera una sensación extraña de coche deportivo y lo hace muy divertido en superficies un poco deslizantes. Por el contrario, en modo tracción 4x4, con diferencial central bloqueable, la reductora, los neumáticos mixtos de serie y las ayudas electrónicas a la conducción, tendremos un todoterreno puro con el que podremos aventurarnos por cualquier sitio.


El motor para el mercado español dependerá del acabado seleccionado. En todos los casos será el 2.4 Turbodiésel, pero en el acabado bajo (M-Pro) y en el medio (Motion) tendrá una potencia de 154cv y 380Nm asociado a una caja de cambios de 6 velocidades manual, mientras que para el acabado más alto (Kaiteki) tendrá una potencia de 181cv y 430Nm e irá asociado a una caja automática de convertidor de par de 5 velocidades con levas detrás del volante. En ambos casos la potencia es más que suficiente para un uso convencional de trabajo o para realizar viajes cargado, eso sí, durante el periodo de prueba rondamos consumos mixtos de 10l/100km.


Este es el Top 5 de las cosas que no tienen sentido en el Mitsubishi L200

En general el coche tiene pocos detalles de calidad que asombren. Las calidades de los plásticos son muy mejorables. No tiene toma de 12V en las plazas traseras.

El pedal del freno tiene mucho juego en su primera parte del recorrido. A bajas velocidades no hay problema, pero en autopista donde pisas muy suave, el coche transmite poco.

El mayor problema es el poco confort general de marcha, con muchos rebotes cuando vamos sin carga y en donde la conducción termina siendo muy brusca. Hace que en pasos de cebra resaltados se te salten los empastes.

Si sales de ruta por el campo, asegúrate de conocer el terreno o de tener cobertura telefónica. El sistema de infoentretenimiento tiene GPS y Smartphone Link pero no tiene navegador. Estarás muy perdido en el momento que menos te lo esperes.

El equipamiento es correcto según las versiones y el uso que le demos a nuestro pick-up, sin embargo, cosas como los sensores de aparcamiento delantero y trasero no están ni siquiera en las versiones más altas de gama. Y hacen falta con más de 5,2 metros de coche.

Pero sin embargo hay un montón de cosas muy interesantes en el Mitsubishi L200. Este es nuestro Top 5:

Mitsubishi da a todas las versiones del L200 5 años de garantía y 5 años de asistencia. Esto refuerza la robustez y la fiabilidad que la marca tiene con sus clientes.

Excepto en la variante básica, el sistema Super Select 4WD-II te permitirá ajustar tu modo de tracción según las condiciones del terreno. Pudiendo bloquear el diferencial central y aumentar el par con una marcha reductora. Al más puro estilo todoterreno.

Las plazas traseras son muy cómodas, amplias y transforman este coche, de un vehículo de trabajo, a uno con el que puedes viajar con los niños, la suegra y el perro. A tu elección queda, quien viajará en la caja.

Podemos proyectar en la pantalla cualquier cosa con la toma de HDMI. Incluso podrás conectar una consola para que las esperas sean más amenas y entretenidas.

Aunque sabemos que históricamente estos vehículos han sido destinados fundamentalmente al campo y al trabajo, nos ha sorprendido mucho la apariencia interior al más puro estilo SUV.

Su precio arranca desde los 29.200 € aunque podrás ahorrarte más de 6.200 € del precio del coche sobre el modelo de serie si te pones en contacto con MT-Design. El precio final de la unidad probada es de 27.500 € con todos los descuentos incluidos.


Como conclusión, entendemos porqué este modelo lleva 40 años en el mercado siendo uno de los más vendidos en Europa. Recomendamos escoger el acabado según la utilidad que le vayamos a dar, dejando, el modelo básico M-Pro para uso intensivo de trabajo, Motion como un modelo todoterreno con gran capacidad de carga, y el Kaiteki como un vehículo muy versátil y muy completo para el día a día de gente aventurera y de espíritu campero. El motor es suficiente para un uso intensivo y en general dispondremos de un vehículo muy robusto. Un precio correcto lo sitúan como una opción muy a tener en cuenta entre los modelos Pick-up de marcas más generalistas.


En general, nuestro veredicto es de MUY RECOMENDABLE.


MT DESIGN




Asesoramiento personalizado para particulares y flotas.




"Algunas máquinas tambien pueden tener alma."

Contacto



ASESOR PERSONAL


Alejandro Martinez Temiño


Email: a.martinez@mt-design.es


Telefono: (+34) 609 17 24 75


Copyright. All Rights Reserved