PRUEBA ANTERIOR

Mercedes-Benz Clase A

Jaguar F-Pace

Hemos estado conduciendo el Mercedes Benz Clase A y éstas han sido nuestras conclusiones.

 

Los vehículos compactos son los modelos más vendidos en nuestro país, todas las marcas tienen el suyo. Mercedes acaba de lanzar la segunda generación de la nueva filosofía compacta del Clase A, el modelo más pequeño y de acceso a la gama de la estrella. Lejos queda su modelo mono-volumen de los años 90 con el que comparte nombre, para hacerse hueco entre los compactos con carácter más deportivo. Su competencia, entre los modelos compactos de tipo Premium, son pocos, el Audi A3, el BMW Serie 1 o el Infiniti Q30.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Mercedes Clase A evoluciona en esta segunda generación (cuarta contando los modelos monovolúmenes noventeros) para crecer en cotas y mejorar prácticamente en cualquier apartado del que se pueda hablar. Ha crecido 13cm, estando ahora en medidas similares a la de su competencia. Su estética, sobre todo en su acabado AMG, mueve cabezas. El Clase A se presenta en 2 carrocerías distintas. El modelo compacto de 5 puertas, que aquí probamos, y la  carrocería Sedan de 4 puertas y maletero con apertura de tipo cofre. Existen 2 niveles de acabado, aunque podrás incluir tantos extras como te permita tu bolsillo. Están los acabados estándar y el acabado AMG Line. Podríamos incluir una edición de lanzamiento denominada Edition 1, con varios paquetes de opcionales, y una versión más prestacional llamada A35 AMG.

 

El interior del Mercedes Clase A es sencillamente espectacular. Sin lugar a dudas, uno de los interiores más trabajados en cuanto a diseño. El salto de calidad llama mucho la atención con respecto al modelo anterior, y más en este acabado AMG, como el de la unidad probada. El cuero y la piel vuelta destacan entre el aluminio pulido y el negro piano. El tacto general de los materiales es bueno en la parte superior, dejando algunos plásticos inferiores demasiado duros para un coche de este rango de precio. La rigidez de fabricación también da un gran paso hacia delante, pudiendo competir ahora con otros modelos del segmento. La posición de las pantallas queda a una altura de visión perfecta, aunque poco integrada en las líneas del salpicadero. No son táctiles y se actúa sobre ellas a través de un trackpad central, o a través del volante multifunción. Los asientos deportivos, en opción, mejoran enormemente la sujeción del cuerpo, aunque pueden resultar algo estrechos si eres ancho de huesos, ya me entiendes.

 

El equipamiento de cualquier coche de la marca se basa en los opcionales y extras que cada persona escoja o se pueda permitir, quedando de serie en el modelo base la doble pantalla con cuadro de instrumentos completamente digital (de medidas reducidas), tapicería mixta con símil de cuero, climatizador bizona, sensor de lluvia, faros LED, control de crucero con asistente de cambio de carril activo , freno de emergencia, lector señales de tráfico, selector de modos de conducción y cámara de marcha atrás. Existen paquetes que añaden ciertos extras y que pueden ser interesantes, como uno dedicado a la asistencia de conducción y aparcamiento, el Acabado AMG, paquetes de conectividad, y un enorme etcétera.

 

Las plazas traseras cuentan con un acceso correcto para un coche de esta categoría. El espacio es muy bueno para adultos de tallas grandes, contando con una gran altura de cabeza y una correcta distancia de rodillas. El interior resulta, en este acabado AMG, algo claustrofóbico. Esto se debe al interior negro con el techo a juego, los asientos deportivos que impiden la visión hacia delante y los cristales oscurecidos. Los asientos traseros son deportivos, con buena sujeción lateral. La plaza central debe ser de uso muy ocasional, con un asiento sobre elevado y muy duro, además, resulta estrecho para ocupar los tres asientos al mismo tiempo. Detrás contamos con calidades muy buenas de acabados, luces de lectura, 2 unidades de USB tipo C, tomas de aire propias, perchas, una red portaobjetos detrás de cada asiento delantero, y 2 anclajes ISOFIX. De manera opcional, puedes contar con un reposabrazos central.   

 

El maletero es correcto, no es demasiado grande pero tiene formas cómodas y cuadradas que lo hacen muy aprovechable. Debajo del piso apenas cuenta con un espacio para un botiquín, y poco más. Tiene un hueco destinado para el triángulo de emergencia en una posición cómoda para no tener que vaciar el maletero si te quedas tirado. También cuenta con argollas para una red de carga, ganchos portabolsas y una luz. En opción queda por ejemplo una toma de 12V. La segunda fila de asientos es abatible de serie, en proporciones 60:40, y opcionalmente, 40:20:40, para objetos largos como esquíes. Una vez los asientos están abatidos, se queda un suelo casi plano, pero sin espacio para dejar la bandeja del maletero.

 

El chasis del Mercedes-Benz Clase A es la plataforma de motor transversal propia de la marca. No es la plataforma que utiliza Renault en el Megane, pero comparte la mayoría de su estructura general. Su configuración es dura, lo que aumenta la sensación de deportividad y su agilidad, siendo aun así, cómodo a la hora de afrontar grandes distancias por autopista. De todos modos, podemos optar por un sistema de suspensión regulable, que añadido al Dynamic Select (de serie) permite configurar aspectos del vehículo como la respuesta del motor, la dureza de la dirección, o limitar la actuación del ESP. En general, es un coche que resulta cómodo, con tacto deportivo, pero que llevado al límite, se resiente del agarre en curva y del tacto de los frenos. Todas las motorizaciones se pueden escoger con el cambio automático, quedando las manuales de serie en los modelos con motorizaciones menos potentes. Por el contrario, las más potentes contaran con tracción a las 4 ruedas de serie.

 

El motor de la unidad probada es un 1.3 Turbo de gasolina de origen Renault y de 136cv de potencia, coincidiendo con la versión denominada A180. Resulta un motor con un poco de rumorosidad a bajas vueltas y que empuja bien desde abajo. Sin embargo su elasticidad acaba pronto. Esto lo hace un coche ideal para viajar, con consumos que rondarán los 6,3 litros a los 100km en uso real. Este motor se ofrece también, en su versión A200 con una electrónica potenciada y 163cv de potencia, ambos, con cambio automático, traen de serie un sistema de desconexión de cilindros que aumenta la efectividad de esta mecánica. Tanto estas versiones A180 y A200, en sus versiones gasolina y diésel, resultan más que suficiente para un uso real y comedido. Para la gente que busque sensaciones y dinamismo, deberá buscar las versiones de más potencia.

 


Este es el Top 5 de las cosas que no tienen sentido en el Mercedes Benz Clase A:

Los plásticos de la zona del cinturón son muy duros. Esto hace que al quitártelo, golpee haciendo un estruendo que se te pongan los pelos de punta.

Llevamos una temporada en donde se ha puesto de moda el famoso negro piano, o negro alto brillo. La unidad probada tenía 1.300km y ya estaba rallada, llena de polvo y de huellas de dedos.

Las 2 pantallas digitales son espectaculares. Aumentan la calidad del conjunto. Sin embargo, el volante oculta un trozo de la pantalla central. 3cm mas a la derecha y hubiera sido perfecto.

La electrónica en este coche es brutalmente compleja, y esto pasa factura. Estas unidades iniciales están dando algunos problemas. Su solución es sencilla, pero te obligara a pasar por taller.

Reza para no pinchar. No podrás, ni en opción, elegir una rueda de repuesto. Eso sí, te instalarán con el sistema de sonido mejorado un subwoofer que ni los macarras poligoneros.

Pero sin embargo hay un montón de cosas muy interesantes en el Mercedes Benz Clase A. Este es nuestro Top 5:

El interior tiene un montón de huecos portaobjetos y de espacio vacía bolsillos, tanto en la consola central, como en las puertas.

Todas las tomas de USB del coche son de tipo C. ¡Bienvenido a la nueva era! O no, puede resultar algo incómodo para alguna gente.

 

Mercedes coloca su selector de marchas del cambio automático en la columna de dirección. Como saben que necesitas descansar el brazo derecho sobre algo, han ideado un pomo que lo simula y que es muy cómodo.

Resulta incómodo perder los cinturones al levantar los asientos después de haberlos tenido reclinados. Mercedes ha pensado un sitio donde engancharlos sin que eso vuelva a ocurrir.

Uno de los extras más espectaculares de los que dispones como opción, es la realidad aumentada. Una cámara va gravando hacia delante y unos grafismos se sobreponen a la imagen y se proyecta sobre la pantalla multimedia. ¡Espectacular!

El precio final de la unidad probada sale del concesionario por 30.800€ si lo escoges a través de MT Design, aunque arranca en su versión más básica, desde los 28.800€. La versión probada trae extras como la mejora de las pantallas con realidad aumentada, AMG line, Cambio automático, Paquete Premium, ayudas activa de aparcamiento, paquete de conectividad de Smartphone, iluminación de ambiente con colores, sistema de sonido Midline, etc.

 

Como conclusión, resulta un coche espectacular, con una calidad de acabados por encima de su competencia directa. Como elección ideal, me iría a la versión A200 de gasolina. El precio puede resultar elevado, sobre todo al empezar a elegir opcionales, pero si somos comedidos o buscamos algo de Stock, podemos llevarnos una grata sorpresa.

 

En general, nuestro veredicto es de MUY RECOMENDABLE.

 

Agradecer enormemente la colaboración de Mercedes Benz AUTASA Talavera de la Reina cediendo el modelo de prueba.


MT DESIGN



Asesoramiento personalizado para particulares y flotas.



"Algunas máquinas tambien pueden tener alma."

Contacto


ASESOR PERSONAL


Alejandro Martinez Temiño


Email: a.martinez@mt-design.es


Telefono: (+34) 609 17 24 75


Copyright. All Rights Reserved